13 julio 2008

PINTURA ZEN




Las artes en el Zen son en sí mismas manifestaciones de la experiencia de meditación y no producto de un estudio teórico o resultado de una voluntad creadora. Antes de ejecutar la obra, el artista debe permitir que las perturbaciones mentales se extingan por ellas mismas para que el resultado no sea ya producto de su voluntad. Tal es el caso del Kyudo (Tiro con Arco), en el cual el arquero olvida las metas y se concentra en una postura corporal impecable, logrando la máxima tensión del arco. Sin intención, la flecha abandona el arco y acierta en el blanco, pues arquero, flecha y objetivo ya no están separados.
Durante el entrenamiento en la Vía del Zen, los practicantes deben desarrollar una especial atención al gesto. Cada acción debe ser cuidadosamente ejecutada para evitar accidentes. En el Chanoyu (la ceremonia del Te) se ha llegado, en este sentido, a una de las manifestaciones más sutiles. Cada postura, cada movimiento y cada respiración son producto de una total concentración. El mejor ofrecimiento que se le puede dar al invitado es la perfección de los gestos armónicos, ejecutados para procurarle una inevitable atmósfera de serenidad.
La pintura Zen (Sumi-e) tiene un lugar preponderante en las artes de esta escuela. Para llegar a convertirse en pintor Zen, el aprendiz debe ejercitarse durante mucho tiempo en el arte de mirar hacia su propio interior. Se considera que llegar a compenetrarse profundamente con la obra, sólo es posible a partir del olvido de sí mismo, pues la conciencia del "yo" y sus instrumentos racionales filtran la vida y disecan la realidad. La distorsión se hace inevitable cuando es un "alguien" que quiere reproducir fielmente una percepción. No se puede mostrar la belleza de un ave que alza el vuelo, atrapándola y disecándola para ponerla con las alas extendidas sobre un pedestal de madera.
En la pintura el proceso de desarrollo de una obra comienza en el momento en que el artista distribuye de manera ordenada los elementos que va a emplear. Se sienta luego en postura de meditación frente a la hoja en blanco y luego de un rato toma el pincel mojado en diferentes dilusiones de tinta china negra. Con movimientos armónicos y firmes, variando la presión sobre el pincel y cambiando la inclinación del mismo, permite que de la hoja en blanco empiece a emerger la figura que ya estaba allí. Esto es posible porque el pincel es una prolongación del brazo del artista, el papel es el espejo en el que se refleja su mente y el objeto pintado y el pintor son uno solo. Ya no hay diferenciación entre el autor, la obra y los materiales. Pintar es en el Zen la manifestación de la danza cósmica donde las figuras emergen del papel siempre nuevas. Por este motivo, los espacios vacíos son fundamentales no se trata de rellenar todos los espacios blancos del papel sino de dejar trazos inconclusos que el espectador completará en su observación. Tratar de decirlo todo, de presentar una obra completamente acabada es matar el instante, es tratar de disecar la realida y convertirla en un concepto frio y rígido. Por el contrario, en una obra Zen el vacío y los objetos se crean y se destruyen mutuamente y corresponde precisamente al observador participar de forma activa en la obra. No hay ya necesidad de decirlo todo; esto sería pretender congelar un instante, matarlo para siempre. Donde hay vacío, donde hay espacio en blanco, todavía existe la posibilidad de decir algo; ahí está latente la vida. El vacío y los trazos se intercalan en una danza, creándose (y destruyéndose) mutuamente, impregnando el papel de una exp
"En la pintura Sumi hay algo pintado por un pincel, pero aunque se pinte un pino sobre papel, el pino no es algo pintado. Debe ser algo vivo...
Cuando se comprende profundamente la naturaleza del pino, el pino vive en el papel, se puede sentir la brisa moviéndolo; no se puede explicar pero es muy hermoso".
Dainin Katagiri Roshi

Quietamente sentado, sin hacer nada,
sin buscar nada.
Las piernas cruzadas y la espalda recta,
viendo desfilar los pensamientos.
Soy el pájaro que canta a la distancia, sin llamarlo pájaro.
Soy la temperatura del momento sin decir calor ni frío.
Densho Quintero
Monje Zen

3 comentarios:

  1. el vacío es la forma y la forma es el vacío

    ResponderEliminar
  2. el Vacío es la forma, la forma es el Vacío

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

CONTENIDOS DEL BLOG

  • CÓDIGOS PSEUDO-HERMÉTICOS IV. NOTAS SOBRE LOS CUATRO RÍOS DE LA ESPIRITUALIDAD EN EL SUFISMO.
  • CÓDIGOS PSEUDO-HERMÉTICOS IV. APUNTES Y NOTAS SOBRE EL LIBRO " EL CAMINO DEL ARTISTA" de Julia Cameron
  • CÓDIGOS PSEUDO-HERMÉTICOS III. APUNTES Y NOTAS SOBRE EL MITO DE HÉRCULES.
  • CÓDIGOS PSEUDO-HERMÉTICOS II. APUNTES Y NOTAS SOBRE EL CONOCIMIENTO PERENNE.
  • Arte sagrado, magia y consciencia /JL PARISE Y VIC...
  • La obra de arte total. Rafael Argullol
  • TALLER TEÓRICO/PRÁCTICO: EL ARTE COMO FORMA DE CON...
  • LOS ÓRGANOS DEL CUERPO Y SU RELACIÓN CON LAS EMOCI...
  • Citas del Buda
  • BARDO THODOL, El Libro Tibetano de los Muertos.
  • LAMENTO LA MENTE.
  • EL VIAJE CHAMÁNICO SIN ALUCINÓGENOS
  • Inknowation: ¿Te atreves a soñar?
  • LOS VOLADORES, SEGÚN EL MAESTRO DON JUAN MATUS, de...
  • EL ARTE COMO FORMA DE CONOCIMIENTO, según m. reypi...
  • PALENQUE 2012, Relato vivencial del 21 de diciembr...